Consumir dióxido de cloro en televisión es “Infodemia”

Luego de recibir más de 20 reclamos de las audiencias sobre la ingesta, en vivo, de dióxido de cloro por la periodista Viviana Canosa en su programa “Nada Personal” que se emite por Canal 9, la Defensoría del Público, que no tiene potestad sancionatoria, convocó a la producción a dialogar sobre “la vulneración de derechos de las audiencias, en particular el derecho a una información veraz y precisa para la protección de la salud”. Además, es fundamental que el programa difunda información con validez científica a cargo de especialistas en la materia.

El hecho, ocurrido el 6 de agosto, registró a la periodista cuando tomó -lo que dijo ser- dióxido de cloro, obviando las recomendaciones hechas por la Organización mundial de la Salud (OMS). E incluso las de ANMAT, que el 4 de ese mes había detallado en un comunicado: “Debido a la circulación de información en redes sociales y medios digitales relacionados a la utilización de dióxido de cloro para el tratamiento de COVID-19 u otras enfermedades, se recuerda que el producto mencionado no cuenta con estudios que demuestren su eficacia y no posee autorización alguna por parte de este organismo para su comercialización y uso.”

El organismo recibió más de 20 reclamos de las audiencias sobre la actitud de Canosa, que violó el artículo 70 de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, que considera que el derecho humano a la comunicación se encuentra íntimamente ligado a la protección de la salud de las personas.

También incumplió el artículo 71 de la misma Ley, que exige a quienes producen o emiten contenidos y/o publicidad, velar por el cumplimiento de las leyes, específicamente la Ley 25.926 sobre pautas para la difusión de temas vinculados con la salud.

Luego de un análisis interdisciplinario, el informe técnico de la Defensoría señala que la conductora promocionó una sustancia que, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), “reacciona rápidamente en los tejidos, en esófago y estómago y puede producir intoxicaciones severas”, y advierte también sobre el riesgo del dióxido de cloro. Su consumo puede traer como consecuencia “trastornos hematológicos, cardiovasculares y renales”.

Frente a lo ocurrido, el organismo convocó a la producción a dialogar sobre “la vulneración de derechos de las audiencias, en particular el derecho a una información veraz y precisa para la protección de la salud”. Y también pidió que en el programa “Nada personal” se habiliten “medidas reparatorias” para “restaurar la plena vigencia de los derechos vulnerados”, como la difusión a cargo de especialistas en la materia de información con validez científica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *