Confirman pena a dos policías por encubrimiento y dádivas

El Superior Tribunal de Justicia (STJ) confirmó las condenas de prisión e inhabilitación para dos policías de Viedma por encubrir un delito contra la propiedad y por pedir dinero a la víctima para intermediar en la devolución de su bicicleta robada.

El hecho ocurrió en diciembre de 2011 en la Comisaría N°30 del barrio Guido, cuando dos policías recibieron una bicicleta de competición que había sido robada dos días antes.

En la oportunidad, No dejaron constancia del sujeto que entregó el rodado -a quien conocían- ni lo ficharon como posible autor o partícipe del robo, ni dieron aviso al juzgado en el que se investigaba el caso, ni siguieron el procedimiento legal para secuestrar el bien.

Por el contrario, hablaron con el dueño de la bicicleta y le pidieron el pago de 1.000 pesos a cambio de la devolución, afirmando que el dinero no era para ellos sino para aquel tercero. También le solicitaron al damnificado que falseara una declaración sobre cómo había recuperado la bicicleta.

Luego de la investigación y juicio, en junio de 2019, la Sala A de la Cámara en lo Criminal de Viedma condenó a ambos como autores de los delitos de encubrimiento y exacciones ilegales. Impuso a uno la pena de dos años y seis meses de prisión en suspenso y dos años de inhabilitación para realizar tareas de prevención y atención al público en la Policía, y al otro dos años de prisión en suspenso y un año de la misma inhabilitación.

Por tratarse de un expediente residual del sistema procesal anterior, las defensas de los imputados plantearon un recurso de casación ante el Superior Tribunal de Justicia y solicitaron la absolución de ambos: en un caso, por el beneficio de la duda y por las especiales circunstancias personales del imputado; en el otro, afirmando que una condena penal sería desproporcionada a la luz de las consecuencias laborales que le trajo aparejadas el hecho (pase a disponibilidad, traslado y traba de ascensos), entre otros argumentos.

El STJ analizó el fallo y lo confirmó. Concluyó que la Cámara “ha motivado su decisión en forma suficiente y en conformidad con las reglas de la sana crítica racional, lo que le permitió arribar a un resultado condenatorio”.

Es la segunda vez que el caso llega ante el STJ. En 2015 un Tribunal de Viedma absolvió de culpa y cargo a los policías. Disconforme, la Fiscalía interpuso un recurso de casación y la sentencia inicial fue revocada en 2016, cuando el Superior Tribunal la declaró nula por “carencia de motivación en el razonamiento del juzgador”. Se ordenó entonces la realización de un nuevo juicio, que finalizó con la condena ahora confirmada por el STJ.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *