«Este Gobierno nos está cortando las manos a los recicladores»

Integrantes de la Cooperativa de Trabajadores para una Nueva Vida (COTRANVI), quienes trabajan en el reciclado de residuos en Viedma, expresaron su rechazo al Decreto del Poder Ejecutivo Nacional, que autoriza la importación de basura.

Según indicaron, al igual que todas las organizaciones integrantes de la Federación Argentina de Cartoneros, Carreros y Recicladores (FACIR), la medida del Gobierno de Mauricio Macri afecta directamente la fuente de trabajo del sector.

José Paredes, presidente de COTRANVI, indicó que «creemos que este gobierno neoliberal no está cortando las manos a los recicladores y recicladoras que pertenecemos a FACIR, porque ellos están importando basura, lo que nosotros rechazamos enérgicamente porque sería quitarle las mano de obra a nuestros compañeros y compañeras que hoy estamos laburando a los ponchazos, sin ayuda del gobierno».

Consideró que esta medida «nos destrozará porque nosotros no vamos a poder vender los materiales como los estamos vendiendo porque si viene una importación de basura de afuera y le llega regalado a los acopiadores, ellos van a preferir recibir los materiales regalados y no nos van a comprar a nosotros, y los basurales de Argentina se convertirán en rellenos sanitarios totalmente contaminantes porque no se sacarán más materiales de esos lugares».

«Al cortarnos las manos con el tema del reciclado, nosotros vamos a seguir laburando, pero nos achica el sueldo», explicó Paredes.

El presidente de COTRANVI detalló que «a nosotros en Viedma nos afecta el tema del precio, porque las papaleras preferirán que les llegue material regalado y no comprarle a los recicladores, y a nosotros nos va a costar mucho que nos suban el precio a los materiales que hoy podemos vender».

Paredes añadió que «hoy nosotros estamos vendiendo a mitad de precio de lo que se vende en Buenos Aires, donde sale 7 mangos el kilo y acá sale 3,50 pesos. Eso seguirá siendo así, la canasta se dispara, y si ingresa basura de otro lado esos 3,50 pesos se pueden convertir en 1,50 como hace dos años atrás».

«En vez de avanzar vamos retrocediendo en lo que tiene que ver con el reciclado con inclusión social que es lo que promovemos, que significa sacar el material de la basura y convertirlo en fuentes de empleo», finalizó Paredes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *