El Municipio reconoció los daños causados durante el violento desalojo

Luego de permanecer por mas de 12 horas en las oficinas de la Secretaría de Desarrollo Humano, los vecinos del barrio popular «2 de Enero» lograron que el Municipio reconozca los daños y pérdidas que les generó a las familias del sector el violento desalojo del que fueron víctimas el pasado viernes.

Pasadas las 21.30 de ayer, tras varias horas de negociación, las familias abandonaron la ocupación del edificio tras acordar con las autoridades del Municipio la entrega de subsidios y alimentos para trece familias.

Según confirmó Alejandro Bernard, uno de los voceros de la ocupación que surgió en el mes de Enero pasado en inmediaciones del barrio Álvarez Guerrero, el Municipio se comprometió a entregar un subsidio económico de 20 mil pesos, en dos cuotas, más un módulo de alimento, para un total de 13 familias, quienes fueron las más afectadas por el desalojo judicial que se llevó a cabo con máquinas de la comuna.

En tanto, dos familias, quienes aseguraban no tener donde pasar la noche, fueron alojadas en un hotel de la ciudad.

Vale recordar que las negociaciones se iniciaron a las 9, cuando un importante grupo de vecinos se acercó hasta las oficinas de la Secretaría a reclamar a las autoridades municipales que cumplan con lo acordado en diferentes reuniones mantenidas días atrás con el subsecretario de Gobierno, Leandro Massaccesi, de asistir a las familias afectadas por el desalojo.

Ante la falta de respuestas, pasado el mediodía las familias decidieron permanecer en el interior del edificio hasta obtener una respuesta, dispuestos a pasar la noche en las dependencias públicas si era necesario.

Pasadas las 16 llegó al lugar la coordinadora del Centro de Atención Municipal (CAMU), Maria Eugenia Rodríguez, quien quedó a cargo de la Secretaría tras la renuncia de Juan Pablo Benito.

Rodríguez llevó adelante las negociaciones con los vecinos y tras varios ofrecimientos, pasadas las 21.30 se logró el acuerdo y las familias decidieron abandonar la ocupación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *