Lorena Alan: «Esto es gracias a las organizaciones sociales»

La referente de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Lorena Alan, tomó la palabra durante la sesión del Concejo Deliberante donde se aprobó la declaración de la Emergencia Alimentaria y remarcó que esta norma no fue producto de ningún concejal, sino «gracias a las organizaciones sociales».

Con todo tranquilo, pero con palabras punzantes, Alan contó -una vez más- a los concejales y concejalas de Viedma la tarea que llevan adelante desde las diferentes organizaciones que sostienen los 23 comedores y merenderos que existen en la ciudad.

En este sentido, lamentó que por el rechazo de algunos de los concejales la normativa no haya sido sancionada en diciembre de 2018, lo que derivó en el nacimiento de más comedores y merenderos en los diferentes barrios de la ciudad, para poder hacer frente a la crisis económica que provocan las políticas implementadas por el gobierno de Mauricio Macri.

Alan manifestó que «es lamentable que después de seis meses aquellos concejales que votaron en contra hoy se puedan dar cuenta de que verdaderamente había una emergencia», expresó Alan.

Mientras agregó que «en estos seis meses qué ha cambiado, ha cambiado que tenemos más necesidad, que hay más merenderos y comedores, que la asistencia que tenemos es muy escasa y a nivel municipal y provincial no recibimos nada. Y en estos seis meses seguimos laburando igual». 

La referente de la CTEP remarcó que «esto no es gracias al concejal o la concejala, sino que esto es gracias a las organizaciones sociales, a los compañeros que han salido a la calle una, dos y hasta tres veces, peleando para que cada uno de nuestros vecinos tenga un plato de comida en la mesa». 

«Declaramos la emergencia alimentaria cuando querían tapar la necesidad con un dedo. Y eso es imposible. Es imposible porque en cada barrio popular a donde nosotros vamos nos encontramos con gente que no tiene para comer. Hoy los mismos asistentes que trabajan en las salitas se acercan a los comedores y saben que hay gente que no tiene para comer,que no les alcanza, que la mamá o el papá que va al comedor a buscar el tupper de comida no va porque tiene ganas». 

Más adelante Alan explicó que con la Emergencia Alimentaria «No hablamos de asistencia a los merenderos y comedores, nosotros no queremos tener comedores y merenderos en los barrios, queremos que esos espacios se conviertan en clubes, en centros culturales, que tengan acompañamiento del Estado, porque hay poco».

«Porque hoy para mandar a un pibe a hacer un deporte tenes que mandarlo al centro y si no tenés plata para pagar la cuota tompoco lo podes mandar y siempre somos los mismos, los de los barrios los que nos perdemos todo lo que hay en Viedma para poder acceder por ser pobres. Esa es la verdad». 

En cuanto a la puesta en marcha de la Mesa que crea la Emergencia Alimentaria, Alan señaló que «esperamos que esta Mesa sea lo más rápido posible, porque el hambre no espera, no es que podemos decir hoy comemos y mañana no».

«Nosotros como organizaciones sociales vamos a seguir trabajando, pero no vamos a hacer el trabajo del Estado. En el merendero recibimos gente que viene mandada desde la Delegación a pedirnos un módulo de mercadería y eso es una vergüenza. Que no se hagan cargo de la necesidad de la gente es una vergüenza, tanto a nivel municipal y provincial, y ni hablemos del nivel nacional», finalizó Alan. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *