«Nos vuelven a lanzar a la ilegalidad, a tranzar con un dealer»

Maria Eugenia Sar, la abuela de Joaquin, el niño que lleva adelante un tratamiento con aceite de cannabis, se refirió al un nuevo fallo de la Justicia Federal que le prohíbe a la familia el autocultivo de la planta para poder acceder a la medicina.

“Fue como que nos dieron un trompada, hasta que reaccionas, tristeza, mucha bronca. Después mucha emoción por la cantidad de gente que nos apoya”, indicó la mujer.

Mientras agregó que la sensación ahora es de “indignación porque nos vuelven a lanzar a la clandestinidad, a la ilegalidad, a tranzar con un dealer, cosa que no vamos a hacer porque nunca compré flores para hacer aceite, porque sé que tienen cosas que hacen mal, por eso digo que hay que cosechar, no comprar”.

“Pero lo seguiremos haciendo, porque no le vamos a interrumpir el tratamiento a Joaquín. Cuando uno tiene la expectativa de una vida mejor y tiene la certeza de que esto es lo bueno, que te corten esa posibilidad es de una insensibilidad suprema, porque nadie piensa en la salud de Joaquín”.

Sar explicó que “lo que argumenta el Ministerio de Salud de que no hay pruebas suficientes de que a Joaquín esto le haga bien, de que no hay una urgencia y cuando leo esto me indigno y me pregunto qué le damos, caramelos sugus, porque lo que me ofrece el Estado como legal, que Joaquín tomó y probó, nunca la resultó, nunca respondió sindróme a la medicación legal que se compra en la farmacia. Responde a esto”.

En este sentido, la abuela explicó que “si me sacan la cajita de remedios que a Joaquin le hace bien voy a poner la vida para poder tenerla.  Tengo mucha fuerza que me da el acompañamiento de tanta gente y voy a asumir los riesgos nuevamente”.

La sentencia prohíbe el autocultivo con fines medicinales que autorizó la jueza Federal de Viedma, Mirta Filipuzzi, en julio de 2018.

En cambio, los jueces ordenan que el Estado Nacional provea el aceite, en un plazo de 10 días y “en la cantidad y calidad” que necesita el niño Joaquín de San Antonio Oeste que padece el Síndrome de Tourette.

El fallo sostiene que para asegurar la provisión del aceite de cannabis el Estado Nacional dispuso la importación o elaboración por parte de los organismos específicamente establecidos en la ley.

La Cámara de General Roca sostiene que sólo habilitaría el autocultivo en el caso de que el estado no lo provea o esa provisión se demorara más allá de lo razonable.

Ante esta situación, Sar inició una campaña colectiva de rechazo a la decisión de la cámara. Por su parte, el legislador Nicolás Rochás que acompañó la presentación judicial, sostuvo que el fallo es una “frustración enorme” y adelantó que apelarán ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *