Investigarán a Leo Mildenberger por el crimen de Atahualpa

El Tribunal integrado por los jueces, Carlos Mussi, Ignacio Gandolfi y Marcelo Valverde, dio a conocer el fallo en el marco del segundo juicio oral y público por el crimen de Atahualpa Martínez Vinaya, donde absolvió a los tres imputados y ordenó al Ministerio Público Fiscal investigar a Leandro Mildenberger por su posible vinculación con el homicidio.

Mildenberger fue mencionado por varios de los testigos que prestaron declaración durante el primero y el segundo juicio por el asesinato del joven de 19 años.

Julia Mosquera, representante de la familia de Ata, destacó en cuanto a este pedido que los jueces “entendieron que los planteos que hicimos con la querella había cierta probabilidad de que Leo Mildenberger tenga cierta participación y pidió que el Ministerio Público abra una investigación para ver su participación en eso”.

Añadió que “vamos a ver a qué Fiscal le toca ahora empezar las investigación y nosotros nos presentaremos como querellantes en la causa”. 

Consultada por los elementos que vinculan a Mildenberger con el crimen, Mosquera manifestó que “creo que sobre todo su participación en esa noche, lo que viene diciendo Julieta hace casi once años, siempre el interés estuvo, incluso él en algún momento se presentó en el expediente del homicidio de Ata en fechas muy cercanas al homicidio y trataremos ahora de determinar qué pasó”.

Respecto de los plazos, la abogada consideró que “la investigación se debe iniciar de manera inmediata, hoy es miércoles, mañana se recibirá la denuncia y tendrá que abrirla de oficio, nosotros nos presentaremos de inmediato para activar la causa y evitar dilaciones”.

Vale señalar que uno de los puntos centrales para la definición absolutoria del Tribunal fueron las nuevas pericias realizadas sobre la campera con sangre de Atahualpa hallada en la casa de uno de los imputados. El nuevo estudio de ADN, realizado el año pasado, con la última tecnología disponible, descartó que pueda identificarse rastros genéticos de los acusados en el abrigo.

Para los jueces, no logró acreditarse de manera precisa la participación y la motivación de los acusados en el homicidio. “Los elementos de prueba incorporados en la acusación resultan ambiguos, merecen reparos o resultan insustanciales desde el punto de vista de su eficacia probatoria”, explicaron los jueces.

“Ni siquiera existen indicios que permitan inferir las razonablemente las causas o el móvil del delito”, destacaron.

Para el Tribunal, tampoco se logró acreditar que el cuerpo fue trasladado en una camioneta Ford blanca, ya que no se hallaron rastros genéticos, huellas ni fue positivo el trabajo de canes sobre la misma. Finalmente, marcaron que no se logró secuestrar ningún arma de fuego que pudiera ser utilizada en el hecho ni se planteó una hipótesis que permita suponer que se la haya hecho desaparecer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *