8M: Multitudinaria marcha contra el patriarcado

Miles de mujeres se movilizaron ayer en todo el país contra el patriarcado y la violencia machista, y la Comarca Viedma-Patagones no fue la excepción.

En nuestra zona las actividades organizadas por la Asamblea Transfeminista se iniciaron durante la mañana con una serie de intervenciones en diversos organismos del Estado, para reclamar la puesta en marcha de políticas públicas necesarias para erradicar la violencia de género.

Por la tarde se concretó la movilización, que comenzó con una concentración en la esquina las calles 20 y 25 del barrio Mi Bandera, y avanzó en dirección al centro de la ciudad, recorriendo varias arterias.

La primera parada se realizó en la esquina de las calles Winter y Álvaro Barros, frente al mural que reclama justicia por Silvia Vásquez Colque, una mujer víctima de violencia de género que se encuentra desaparecida desde junio de 2017.

Allí se leyó un documento donde la Asamblea expresó que «las mujeres decimos que no estamos todas. Y alzamos la voz por cada una de las mujeres víctimas de feminicidio, por las niñas desamparadas en las instituciones estatales y abusadas por los viejos, por las trabajadoras sexuales acorraladas y violentadas por la policía, por las víctimas de trata, por cada una de las mujeres que recurre al Consejo Provincial de la Mujer ante situaciones de extrema vulnerabilidad y en lugar de ayuda recibe destrato y negligencia».

«En Viedma, decimos que no estamos todas y lo hacemos acá, en este mural desde el que Silvia nos mira y nos recuerda que falta desde hace un año y 9 meses. Silvia, que sufría violencia machista, que había sufrido un intento de homicidio, que debía contar con el resguardo del Estado, falta desde el 4 de junio de 2017. Salió con su pareja y ya no volvió. Silvia, vecina nuestra, madre, hermana, hija, amiga».

Se agregó que «La investigación judicial no tuvo avances hasta que nosotras, las mujeres y colectivas feministas salimos a denunciar la inacción del Ministerio Público Fiscal que durante meses negó la desaparición y pretendió cerrar la causa como si Silvia se hubiera ido por sus propios medios. Logramos que su mamá y su hermana vinieran desde Bolivia, y hoy estamos cerca de que se termine la etapa de instrucción en la causa y podamos llegar a un juicio».

Más adelante se expresó que «Será la fiscal Paula Rodríguez Frandsen la que deberá decidir si acompaña o no el pedido de elevación a juicio, la posibilidad de que haya justicia por la desaparición de Silvia Vasquez Colque. No descansaremos hasta que el Estado se responsabilice y deje de cambiar las carátulas judiciales culpando a las mujeres por su ausencia».

Luego la movilización avanzó con cánticos contra el patriarcado hacia la plaza San Martín, donde se desarrolló el acto de cierre de la jornada con la lectura del documento acordado por las diversas organizaciones que integran la Asamblea.

En el documento se expresó que el 8M es «Un paro que se construye en el marco del fortalecimiento y la potencia del movimiento feminista en nuestro país y en el mundo. Un paro que también se construye en el marco de políticas neoliberales y un enorme retroceso en materia de derechos, de criminalización de la protesta, de desprotección y precarización de nuestras vidas, de aumento sostenido de feminicidios y travesticidios y crímenes de odio para quienes transitan las identidades en las Disidencias».

«Desde hace unos años nos apropiamos de este día, que surgió del dolor pero se transformó en bandera cuando dijimos “si nuestras vidas no valen, produzcan sin nosotras”. Las mujeres nos unimos en este día de lucha por nuestros derechos laborales y nuestro derecho a vivir una vida digna y libre de violencias».

Más adelante, en el documento, las mujeres expresaron que «En estos tiempos eleccionarios, muchos quieren usar nuestra agenda para bajar la edad de imputabilidad y proponer más mano dura y decirnos cómo tenemos que luchar. Queremos ser nosotras quienes elijamos a las mujeres que acompañan las fórmulas. A ellos les decimos “No en Nuestro Nombre”. La agenda feminista tiene que traducirse en políticas públicas, pero tenemos que ser nosotras y las mujeres que nosotras elijamos, quienes las lleven adelante, porque la política es con Nosotras o no es. Nosotras, que logramos sacar del ámbito de lo privado a las violencias e injusticias económicas que vivimos en nuestros hogares para que se hable en todos lados. Somos nosotras las que tenemos que ocupar los espacios para ser quienes pongamos en las mesas sindicales nuestros reclamos. La política y los sindicatos también son con nosotras o no son.»

Por otro lado, también se cuestionó el rol de los sindicatos, al señalar que «Es necesario que la lucha sindical también sea nuestra, tenga nuestro rostro y se planifique a la medida de nuestras demandas. No es capricho. La pobreza está feminizada. Cuando hablamos de “feminización de la pobreza” hablamos de que las mujeres, aportando el 42% de la fuerza salarial, tenemos menor remuneración salarial por igual empleo, mayores niveles de desempleo (superando el 10% la tasa masculina), mayor trabajo informal y menor posibilidad de ocupar puestos de mayor jerarquía. Al mismo tiempo realizamos el 75% de las tareas no remuneradas del hogar».

Más adelante, se destacó que el 2018 y «La lucha por el aborto demostró la enorme capacidad de movilización e incidencia que quienes transitamos los feminismos estamos dispuestes a desplegar cuando se trata de conquistar nuestros derechos. ¡Y acá estamos otra vez! La lucha por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito junto a los recientes casos donde niñas abusadas fueron obligadas a parir en contra de la ley ILE dejan en evidencia que las iglesias siguen arrogándose el control de nuestros úteros y decidiendo -en pleno 2019- cuándo, quiénes y cómo podemos parir, ejerciendo presión sobre los gobiernos. Repudiamos el avance de la Iglesia Católica y las Iglesias Evangélicas sobre las políticas públicas que impiden la concreción efectiva en cada escuela, de la educación sexual integral, del acceso a los anticonceptivos gratis y por supuesto el acceso al Aborto Legal, Seguro y Gratuito para todos los cuerpos gestantes».

En el documento final también se cuestionó el rol actual del Consejo Provincial de la Mujer, al señalar que «El organismo responsable del desarrollo de las políticas de género (el Consejo Provincial de la Mujer) desprotege a las mujeres y niñas víctimas de violencia, su máxima autoridad, Laura Azanza, ha sido reiteradamente denunciada por las organizaciones feministas y colegios de profesionales por su accionar negligente y por maltratar a su propio equipo de trabajo».

Se agregó que «La atención integral a las mujeres en situación de violencia explicitada en las leyes provinciales y nacionales, no se concreta en la realidad y las mujeres deben sortear obstáculos burocráticos que retardan o postergan la protección adecuada».

Se recordó que «En Río Negro se creó en el año 2013 por ley el Observatorio de la Violencia contra las Mujeres en el ámbito del Consejo Provincial de la Mujer, pero nunca fue implementado. Nosotras pagamos con nuestras vidas la negligencia de un gobierno que siempre llega tarde».

También se incluyó en el documento la necesidad de la implementación de la Educación Sexual Integral en las escuelas. «Paramos porque defendemos el derecho de nuestros niños, niñas y adolescentes y jóvenes al cumplimiento pleno de la ley 26.150 de Educación Sexual Integral con perspectiva de género en cada escuela, como herramienta imprescindible para construir proyectos de vida libres de violencias, para prevenir abusos sexuales y modificar el entramado cultural que sostiene al patriarcado».

«Sin ESI en las escuelas nuestras niñas quedan abandonadas al poder patriarcal que somete sus cuerpos y violenta sus vidas. La ESI no busca adoctrinar, sino atender, escuchar, acompañar y responder las necesidades de chicos, chicas y chiques, habilita el placer, afianza los cuidados y protege derechos. Por eso decimos NO al vaciamiento del Programa Nacional de ESI en el Ministerio de Educación de la Nación y la tercerización de la formación permanente de las y los docentes».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *