«El dolor de saber que hay policías involucrados y ninguno está detenido»

Familiares de Lucas Muñoz, el Oficial de la Policía de Río Negro que fue asesinado en agosto de 2016 en San Carlos de Bariloche, expresaron su bronca e indignación por la demora en la investigación para tratar de esclarecer el homicidio del joven.

Al respecto, se manifestaron molestos por ver que muchos de los efectivos policiales que están sospechados por el crimen fueron ascendidos o trasladados a otros puntos de la provincia.

Susana Chazarreta, tía de Lucas, indicó que “seguimos pidiendo justicia porque hasta el momento no hay novedad alguna”. Mientras se mostró indignada, porque “sabemos que todos los policías que están sospechados del crimen” fueron ascendidos en sus cargos, “es como que los premiaron por la muerte de Lucas”.

La mujer expresó que “el dolor que tenemos es el saber que hay policías involucrados y ninguno está detenido, todos están sueltos”.

Chazarreta detalló que hay como siete u ocho policías que están siendo investigados, pero no existen muchos avances en la causa, mientras esperan que se rompa la complicidad policial que existe entre los propios ex compañeros del joven asesinado.

“Estamos esperando que alguien se quiebre, que alguien diga la verdad, basta de silencio, porque hay muchos que saben la verdad y tienen miedo, por eso pedimos que hablen”, indicó Chazarreta.

Más adelante consideró que “el señor gobernador -Alberto Weretilneck- es el que tiene la principal responsabilidad por el asesinato de Lucas, como jefe de la Policía”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *