Otra indignante muestra del abismo que separa a la Justicia de la comunidad

¿De qué planeta son? Les preguntó Ricardo Vinaya, hermano de Julieta y tío de Atahualpa, a los integrantes del Consejo de la Magistratura en la tarde de hoy, y de esta manera sintetizó lo que muchos sentimos al escuchar y ver cómo abogados, jueces, legisladores y fiscales, decidían demorar hasta el próximo 7 de febrero la definición de iniciar o no un juicio político a los funcionarios judiciales Daniela Zágari, Carlos Reussi y Ricardo Falca.

Se trata de los jueces y fiscales que llevaron adelante de forma “irregular” la investigación por el asesinato de Atahualpa Martínez Vinaya, omitiendo y demorando pericias, según quedó establecido en el informe preliminar presentado -en marzo del año pasado- por la abogada, Natalia Falugi, y que fue ratificado hoy por el sumario que dio a conocer el legislador Adrián Casadei ante el Consejo de la Magistratura.

Durante la sesión quedó al descubierto, además, la demora de más de cinco meses del consejero Casadei en presentar el sumario y la complicidad de los integrantes del Consejo para trasladar la decisión del inicio del juicio político hasta pasada la feria judicial, simplificando el debate en tener que disponer de cinco días hábiles para notificar a las partes y de esta forma garantizar el derecho a la legítima defensa.

Y si bien hoy es 18 de diciembre y restan más cinco días hábiles para que finalice el año, el presidente del Superior Tribunal de Justicia (STJ), Enrique Mansilla, justificó esta diferencia temporal diciendo que “mañana -19 de diciembre- se los notifica y por ahí no se los encuentran”.

Un argumento bastante habitual en la administración de la Justicia, pero poco sólido cuando se trata de dos jueces de Cámara y de un ex fiscal, como lo son Reussi, Zágari y Falca, respectivamente.

Sin embargo, esto generó que los integrantes del Consejo decidieran  por mayoría postergar hasta el próximo 7 de febrero la definición del inicio o no de los juicios, ya que se ingresará en la denominada «feria judicial» .

“Cuando ustedes dicen unos días más, como una cosa tan vacía y simple, en esos días más se murió Julieta”, exclamó el tío de Atahualpa. Mientras agregó: “cuántas veces se repitieron esos días más, horas más. No tienen la capacidad de poder encontrarse con la realidad.”

Más adelante, se preguntó “¿Somos robots? ¿Por qué no reaccionamos en función de una realidad? Se murió Julieta pidiendo justicia, caminando por las calles, queriendo escuchar alguna esperanza”, sentenció Vinaya, ante la mirada de todos los integrantes del Consejo.

Y siguió preguntándose, como la mayoría de los que estuvieron presentes en el Auditórium del Superior Tribunal de Justicia esta tarde: “Por qué esos tiempos tan estructurados, esos tiempos que agotan, desgastan, envejecen. Pónganse en el plan de la sensibilidad humana”.

“Pretendo que seamos claros, así podemos recuperar la credibilidad en la justicia. Ustedes lo saben, a la justicia no le creen. Con Julieta tenían la posibilidad de que recuperemos la credibilidad en la justicia, pero se murió”.

El silencio invadió por algunos segundos todo el Auditórium, dejando en claro que lo que murió fue la credibilidad en la Justicia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *