Más de 50 familias esperan una resolución judicial para volver a poner en marcha la embotelladora Interlagos

Sin contar con el apoyo del Gobierno Provincial, “que ya no nos atiende el teléfono”, las cincuenta familias que integran la cooperativa Interlagos mantienen, desde hace casi ocho meses, una custodia permanente de la última embotelladora de la Patagonia, a la espera de que la Justicia les permita volver a poner en marcha los trabajos de envasado de agua, soda y  gaseosa.

El 12 de marzo de 2019 vence el plazo para que se concrete el remate, luego de que el propietario, Néstor García, haya decidido abandonar la empresa y declarar la quiebra.

Los trabajadores esperan que antes de esa fecha la Cámara Civil de Cipolletti autorice a la cooperativa a volver a poner en funcionamiento la embotelladora y de esta manera comenzar a funcionar como empresa recuperada y mantener los puestos de trabajo.

Pablo Legizamón, uno de los referentes de la cooperativa, explicó que  “el miedo es que llegue el día del remate y una multinacional decida pagar las indemnizaciones y  cerrar la empresa”, como ya ha pasado con otras embotelladoras, como es el  caso de Trelew en 2016.

Mientras tanto, las familias sostienen la custodia del espacio y las maquinarias de trabajo, con lavado de autos, venta de comidas y festivales musicales, con el acompañamiento de diversas organizaciones sociales,sindicales, estudiantiles y políticas.

Leguizamón indicó que además de la espera, se avanza en otras gestiones, como “la firma de un convenio con la Universidad Nacional de Comahue que nos ayudó en la elaboración de un proyecto de viabilidad, que demostró que esta empresa es viable”.

Asimismo, se esperan que en la próxima sesión de la Legislatura Provincial, se apruebe el proyecto de Ley para que la embotelladora sea declarada de Interés Social. “No se trató en la última sesión de la  Legislatura, pero esperamos que en las sesiones extraordinarias se llegue a tratar”, expresó Leguizamón.

“Todo el tiempo estamos tratando, por diferentes formas, llegar al fin deseado que es que más de cincuenta familias cipoleñas vuelvan a tener la dignidad del trabajo”, subrayó el referente de la cooperativa.

Consultado por el acompañamiento del Estado, Leguizamón subrayó que “el Gobierno mira para otro lado, por el momento no hemos tenido ningún acercamiento”. Mientras añadió que “El Secretario de Trabajo –Lucas Pica-  no nos atendió más el teléfono, a pesar de que hemos pedido un subsidio de 5 mil pesos para los laburantes”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *