El fracking no tiene licencia social, pero si complicidad gubernamental

A pesar de los dos derrames, en menos de tres días, de agua de retorno y petróleo, el Concejo Deliberante de Allen se negó a tratar un proyecto de Ordenanza que pretendía declarar la emergencia ambiental en esa localidad del Alto Valle rionegrino.

Para la Asamblea en defensa del Agua y el Observatorio Petrolero Sur (OPS), los derrames que se registraron en el pozo EFO 355 de YPF, afectaron directamente a un brazo del río Negro, y en consecuencia a todo el cauce del río.

A pesar de las fotografías y videos, como así también de la poca claridad de la empresa para explicar lo ocurrido, los concejales del oficialismo en Allen argumentaron cuestiones burocráticas para negarse a tratar la problemática de fondo.

Respecto de lo ocurrido el fin de semana, Juan Carlos Ponce, integrante de la Asamblea, detalló que el derrame según los vecinos se produjo el sábado por la mañana, a pesar de que la empresa dice que ocurrió cerca de las 13 horas.
“Ese incidente afectó frutales cercanos y también para nosotros, la asamblea, cayó en la laguna, y las fotos que tomamos, las filmaciones que hicimos, demuestran eso”.

En este sentido, Ponce manifestó que “si no hubiese sido un incidente tan grande no hubiera habido problemas como sacarles los celulares a la gente que iba a buscar a los obreros, porque la gente que iba en las traffics tenía que dejar los celulares, no se podía entrar con celulares al lugar del pozo”.

Consultado por cómo lograron registrar los videos y fotografías que circularon por las redes en los últimos días, el vecino detalló que “nosotros tenemos mucha experiencia de cómo trabajan, nos metimos por otras chacras, y logramos sacar las fotos de la cantidad de calcáreo con la que fueron tapando el derrame”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *