Cuatro años de prisión para los responsables de los asesinatos de Sergio Cárdenas y Nicolás Carrasco

Nada de lo que podría haber dicho el Tribunal, integrado por los Jueces Marcelo Barrutia, Juan AlbertoLagomarsino y Emilio Riat, en la mañana de hoy en San Carlos de Bariloche hubiera hecho justicia por los asesinatos de Sergio Cárdenas y Nicolás Carrasco.

Pero la condena a cuatro años de prisión efectiva para los responsables de la muerte de dos jóvenes durante una represión policial, sin dudas, dejó un gusto amargo a familiares, amigos y muchos de los que esperamos, durante 8 años, Justicia.  

No obstante, no deja ser un fallo histórico, porque por primera vez se condenó a prisión efectiva a un exfuncionario del Gobierno provincial, y a quienes formaron parte de la cúpula policial durante la gestión del ex gobernador, Miguel Saiz.

Víctor Ángel Cufré, ex Secretario de Seguridad de la provincia, Jorge José Villanova, ex Jefe de la Policía de Río Negro, y Argentino Hermosa, ex jefe de la Regional III, fueron encontrados coautores de homicidio culposo e incumplimiento de los deberes de funcionario público y condenados a la pena de cuatro años de prisión efectiva y ocho años de inhabilitación para ejercer cargos públicos.

El Tribunal también condenó por unanimidad a Víctor Pil, Marcos Epuñán y Víctor Sobarzo a cuatro años de prisión efectiva y ocho años de inhabilitación para manejo de arma, por encontrarlos coautores materiales de disparos en agresión agravados por el uso de armas de fuego que dieron muerte a Sergio Cárdenas.

En tanto que el segundo Jefe de la Regional III, Fidel Veroiza, quedó absuelto.

“Quedó demostrado que las balas asesinas salieron de la Policía, que se ordenó reprimir la protesta social y que funcionó la cadena de mando”, indicó Carolina Alac, integrante de la Multisectorial contra la Represión de Bariloche.

Asimismo, se destacó la sentencia con prisión efectiva a Víctor Cufré, quien fue el símbolo de la impunidad policial durante la gestión de Miguel Saiz.

Vale recordar que los asesinatos de Sergio y Nino ocurrieron el 17 de junio de 2010, durante una manifestación social en el Alto de San Carlos de Bariloche, motivada por el homicidio, en un caso de gatillo fácil, de Diego Bonefoi.

En este sentido, en la sentencia,el Tribunal consideró que “ninguna protesta social puede justificar los excesos represivos y utilizar postas de plomo para reprimir una protesta por más violenta que sea, es un exceso repudiable”.

Es importante remarcar que los hoy condenados seguirán en libertad hasta que la pena quede firme.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *