“Me sacaron el ovario sano, dejándome el quisteroso”

Vecinas y vecinos del Valle Medio de Río Negro se movilizaron para reclamar por el apartamiento de profesionales médicos del hospital de Choele Choel que fueron denunciados por varios hechos de mala praxis.

Se trata de la directora del nosocomio, Alicia Zelarrayán, el Tocoginecóloco Sergio Vega, y el pediatra Caro Calderón. Este último ya fue despedido por el Ministerio de Salud de la provincia a principios de esta semana, luego de que saliera a la luz una de las denuncias por mala praxis, que tuvo como víctima fatal a un bebé recién nacido.

La concentración se inició a las 9.30 en la plaza ubicada frente al nosocomio choelense, donde con pancartas, carteles y banderas, vecinos afectados por malas praxis, junto con sus familias, amigos y la comunidad en general, comenzaron a exigir la renuncia de la directora del hospital y del Tocoginecólogo.

Con el correr de los minutos, ante la falta de respuestas, un grupo de vecinos ingresó al edificio de salud y algunas de las víctimas comenzaron a relatar a un funcionario de Salud Pública los hechos ocurridos.

“Me sacaron el ovario sano, dejándome el quisteroso”

Marlen Shirley Villaroel, una joven de 23 años que fue intervenida quirúrgicamente por Sergio Vega en 2016, relató que luego de una primera consulta el profesional le diagnosticó un embarazo utópico, cuando en realidad tenía un quiste en uno de sus ovarios.

No conforme con ello, luego de varias diligencias médicas, cuando el profesional concretó la operación le quitó el ovario sano y dejó el infectado.

La joven relató que, luego de esa mala práxis, “me tuvieron que poner una malla abdominal de titanio porque me agujerearon el intestino grueso, porque me sacaron el ovario sano dejándome el quisteroso, porque tuve que hacer rehabilitaciones para aprender a caminar nuevamente, para aprender a comer, ingerir agua, y hasta volver a aprender a defecar”.

“A mí en meses se me cambió la vida, era una chica muy sana, podía seguir teniendo hijos y ya no puedo nada, no puedo hacer actividad física porque me falta la pared abdominal que me la tuvieron que sacar porque estaba podrida”, añadió la joven.
Marlen reclamó que “estamos pidiendo que la directora dé la cara, que explique por qué no entrega las historias clínicas de las muertes, de las diligencias médicas, como en mi caso de mala praxis”.

“Acá el Ministerio de Salud Pública lo único que hace es encubrir a los profesionales y dicen que van a seguir trabajando hasta que tome una decisión la justicia”, indicó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *